sábado, 1 de diciembre de 2012

Quien me convence?

 
¿Quién me convence que...?
que siempre hay vuelta atrás,
para poder mirar hacia adelante.
Que la vida es un sinfín de espinas
lacerando los pasos
para alcanzar al menos un instante.
Que no hay muerte más dolorosa
que la que se siente en vida
cuando el quebranto asfixia.
Que te desprenden de una parte
y vagas a la deriva sin NORTE, 
sin el abrazo sosteniendo tu andar.
Que ya las lágrimas no desean emerger
pues moran hastiadas de tanto llanto y sufrir.
Que una verdad no creída duele tanto
como no tener las fuerzas
para luchar por lo que se pierde.
Que hay caminos que no siempre conducen
al abandono y la soledad…
solo hay que encontrarlos.
Que levantarse es un premio a haber caído
tanto que el alma
permanecerá siempre magullada.
¿Quién me convence?
Que hay un cielo donde poder mirar el vuelo
de nuestros sueños aún
en las tormentas y borrascas.
Que una palabra siempre profiere magia
como la que nace de un “te quiero”,
“te necesito”, “perdón”.
Que esperanza es certeza
de una fe acérrima
que a veces osa esconderse
ante el miedo de lo que arriba.
Que vivir cuesta y el tormento
siempre lega aprendizaje…
para que nuestras huellas no sean en vano.
“Que amar es un salto al vacío”
donde se puede caer
hasta el abismo o emprender un vuelo de a dos.
Que ese vacío carcomiendo
el estómago no es más que
una angustia pasajera para abrazar
los nuevos tiempos que llegarán.
Que hay BISAGRAS en nuestras puertas internas,
donde el tiempo pretende oxidarlas hasta romperlas.
¿Quién me convence?
Que siempre habrá recuerdos
reviendo momentos plenos
de un pasado muriendo en el presente.
Que un legado no es trascender al mundo,
un legado es permanecer
en el corazón de quienes te quieren.
Que el silencio condena
y la indiferencia lacera tanto como la muerte,
que romperlo es deber de un susurro ofrendado.
Que un escrito dice más que una mirada…
y que una mirada dice más
que las palabras porque es
el reflejo mismo del alma.
Que a veces no es bueno
seguir las reglas del mundo,
porque el mundo no piensa como uno.
A veces hay que dejar que el corazón
dicte nuestros pasos amén de los yerros.
Que pagar culpas es una deuda por saldar
cada día nuestras equivocaciones.
Que el pasado no condena
sino que libera hacia un futuro.
Que permanecer abatido
es solo un instante de la eternidad,
que permanecer erguido
no es para todos igual.
Que el cansancio nos doblega
como recordándonos
que el alma misma necesita un respiro.
Que sentir más de lo que se piensa no es pecado,
que razonar más de lo que se siente no es condena.
Que no todos somos iguales,
que la perfección no existe
aún siempre intentando encontrarla.
¿Quién me convence?
Que perderse en las sombras
no es esconderse ni cobardía
ante lo cruento del destino… es protegerse.
Que el no poder respirar
es sinónimo de no entender
que una Vida te abofetea
una mejilla esperando ofrezcas la otra.
Que no está mal aferrarse
a que las cosas pueden ser,
a que una vida puede ser,
que un sueño debe ser.
Que se puede hablar por muchos
y no es para que aprueben tus palabras,
solo las reciban y las entiendan
porque nacen de uno.
Que perder duele tanto
como nunca haber intentado,
que hundirse duele tanto
como nunca haber emergido.
Que una hoja no alcanza
para escribir sentimientos,
cuando los sentires respiran
por los poros de un alma...
¿Quién me convence que
siempre hay vuelta atrás,
para poder mirar hacia adelante?
¿Quién me convence?
KASPER

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario. Muchas suerte! Buena vida...!