lunes, 31 de enero de 2011

Un poco de humor




Hola Amigos hoy les dejo unos videos divertidos para que se entretengan... espero que les guste..!







Espero que se hayan divertido. Un abrazo grande para todos. Gracias por seguir acompañando mi blog. KASPER



domingo, 30 de enero de 2011

Decálogo del Optimismo





Hoy tuviste un mal día... sonríe piensa que mañana va a ser mucho mejor y lo superaras.


El estar de buen humor ayuda a ser optimista. El ser positivo mas aun..!


Si las preocupaciones te superan. Fija tu mente en algo que te haga feliz luego di lo siguiente:
Tengo la fuerza y voluntad para superar el problema que me aflige... lo puedo hacer... lo voy a cumplir. Deseo con todo mi corazón ser feliz y hacer feliz a quienes me rodean.


Si estas decaída y falto de ganas para hacer cosas, debes decirte a ti mismo:
Voy a sacar fuerzas de donde pueda y superare este momento, porque merezco ser feliz y voy a ser feliz.


El problema que me aflige no me superara, tengo la fuerza de voluntad suficiente para no rendirme ante la adversidad. Quiero ser feliz. Voy a ser feliz.






Si soy optimista, soy feliz. Si soy feliz, estoy en camino de la felicidad. Si estoy en camino de la felicidad mi optimismo y entusiasmo hará que todo aquello que parece imposible se haga realidad.


El optimista no es ingenuo, toma sus recaudo pisa en firme, pero tiene la seguridad de que lo que hace va a salir bien como lo pensó.


Una mente positiva es una mente abierta al optimismo. Si actuamos en positivo el optimismo solo surgirá dentro de nosotros y veremos como somos capaces de realizar cosas que jamás imaginamos hacer.






Ni mi familia, ni mis amigos, ni nadie que me rodea podrá vencer mi fuerza de voluntad por sentir las cosas como la siento, ser feliz como quiero ser feliz. Y no rendirme nunca cuando algo no me sale como lo pensé. 


El optimista no tiene problemas en pedir ayuda a quienes mas saben para superar un objetivo trazado. En definitiva el cumplimiento de su objetivo demuestra que siendo optimista todo se puede.


En la amistad el optimismo hará que nos vean como una persona positiva siempre dispuesta a superarse y digna de disfrutar su amistad.


En la pareja ser optimista significa un poco soñar o creer que vamos a ser felices con quien elegimos como pareja y por consiguiente será de gran ayuda para potenciar ese vinculo creado entre ambos.


No es más optimista el que menos ha fracasado, sino quien ha sabido encontrar en la adversidad un estímulo para superarse, fortaleciendo su voluntad y empeño; en los errores y equivocaciones una experiencia positiva de aprendizaje.


Si tu optimismo es fuerte, también sera fuerte tu crecimiento como persona. Y harás de ti una persona digna de conocer y compartir como amigo/a o familia.


El ser optimista te ayudara a futuro a no caer nunca en una depresión. Se optimista el 100% de tu día. Todo te ira mejor.


Si me ves mal... regalame una sonrisa... contagiame de tu optimismo para superar la adversidad... enséñame a no rendirme jamas por difícil que sean los tiempos que me toquen vivir.


Los optimistas son espirituales, cultivan una excelente relación con Dios y tienen en su fe una viva fuente de luz y de esperanza.


 Los optimistas disfrutan del "aquí" y el "ahora", no viajan al pasado con el sentimiento de culpa ni el rencor, ni al futuro con angustia. Disfrutan con buen humor y con amor.


 Los optimistas ven oportunidades en las dificultades, cuenta con la lección que nos ofrecen los errores y tienen habilidad para aprender de los fracasos.


Los optimistas son entusiastas, dan la vida por sus sueños y están convencidos de que la confianza y el compromiso personal obran milagros.






No hay enfermedad, fuerza, razón ni circunstancia que pueda hacer que mi optimismo se vea diezmado en su potencial. Soy positivo. Puedo superar todo lo que la vida me presente en su camino con la frente bien alta. 


Los optimistas son íntegros y de principios sólidos, por eso disfrutan de paz interior y la irradian y comparten, aún en medio de problemas y crisis.


 Los optimistas no se desgastan en la crítica destructiva y ven la envidia como un veneno. No son espectadores de las crisis sino protagonistas del cambio.


Los optimistas aceptan a los demás como son, y no malgastan energías queriendo cambiarlos, sólo influyen en ellos con paciencia y tolerancia.


Hola Amigos espero que les haya gustado esto que escribi y quise compartirlo con todos. Se que muchos de Uds se habran planteado alguna vez muchas de esas cosas. Pero sería bueno que las pongan en practica. El ser optimista fortalece el corazón e ilumina el alma. Y sus seres queridos se lo agradecerán! Hasta la proxima amigos! KASPER





sábado, 29 de enero de 2011

Juntos por Siempre - VideoPoema

Hola amigos aquí de regreso con Uds. para presentarles mi último videopoema que titule Juntos por Siempre. Espero que les guste.



Hasta la próxima Amigos! Gracias por seguir siendo parte de mi historia entre tus dedos..! KASPER


viernes, 28 de enero de 2011

Letras de canciones



Hola amigos aquí comparto con todos Uds. esos temas que pegaron muy fuerte en mi corazón y deseo que todos lo disfruten.

The cranberries - when you're gone 

Persisto con el amor. Eso es lo que hago

Ahora que te encontré

Y desde antes, todo está apestando

No están a tu alrededor

Y en la noche, podría ser inútil
Podría estar sola, durmiendo sin ti
Y en el día, todo es complejo
No hay nada simple, cuando no estoy contigo

Pero, te extraño cuando te vas
Eso es lo que hago, cariño, cariño
Y va a continuar
Eso es lo que supe, cariño, cariño

Sostén mi mano
Siento que me estoy hundiendo, hundiendo sin ti
Y a mi entender, todo se está hundiendo
Hundiendo sin ti

Y en la noche, podría ser inútil
Podría estar sola, durmiendo sin ti
Y en el día, todo es complejo
No hay nada simple, cuando no estoy contigo

Y te extraño cuando te vas
Eso es lo que hago, cariño, cariño
Y va a continuar
Eso es lo que supe, cariño, cariño

Para el final les dejo el videoclip de este hermoso tema.

jueves, 27 de enero de 2011

Palabra de hombre



Mujeres que nos hacen tanto mal...
sin embargo las queremos.
Sentímos las mismas cosas,
pero la expresamos diferentes.
No tenemos termino medio en el amor,
somos demásiados pasionales,
otros demasiado indiferentes.
Trazamos objetivos y  metas posibles.


Ante los problemas nos manejamos
diferentes los enfrentamos
y luego resolvemos lo mejor.
Tenemos compartamiento de niños muchas veces
porque llevamos siempre con nosotros
 el niño que alguna vez fuimos.


En el amor somos animales en celo
siempres dispuestos a demostrar
nuestra masculinidad aveces por demas,
y nos terminamos sientiendo incomprendidos.
Hacemos las cosas de una por vez,
es nuestra forma de resolverlas bien.
Nuestro fisico no es una obsesión
si tal vez un instrumento
del cual nos valemos para trabajar
o en otras ocasiones para seducir.

En la familia somos los papá
protectores de todos sus integrantes.
Nuestra fuerza natural la demostramos
cada vez que se la necesita
como un instrumento mas
del cual Dios nos doto
 para ayudar al sexo opuesto
y nuestros semejantes.
El que diran, no es algo que nos quite el sueño.


Entre hombres tenemos codigos,
 las cosas se hablan y se resuelven hablando
de ultima llegamos al uso de la fuerza.
No somos partidarios del chusmerío barato,
preferímos ser autenticos
mostrandonos tal y como somos.
Algunos romanticos, otros no tanto,
algunos indiferentes, otros obsecuentes por demas,
algunos frontales y sinceros,
otros mentirosos, infieles y embusteros,
algunos cabezas duras, otros de gran corazón,
algunos facheros por demas,
otros impresentables que no saben como vestirse.


Los habemos de todas las clases
y colores, rubios, morochos,
ojos claros, ojos oscuros, cabellos lacios o enrulados.
No somos perfectos aunque busquemos las perfección.
Podran decir mil cosas de nosotros
pero te doy mi palabra de hombre,
que así somos y así nos quieren.

Hola que tal Amigos aquí de nuevo con esta entrega que titule Palabra de hombre... y habla un poco de como somos en general la mayoria de los hombres. Se que algunos podrán no sentirse identificados. Igual es mi humilde visión desde este lado. Espero que les haya gustado. Espero sus opiniones. Hasta la proxima! KASPER

Para el final les dejo un video de:
Camilo Sesto- Vivir así es morir de amor

miércoles, 26 de enero de 2011

Paulo Coelho Frases Celebres


Hola Amigos quiero compartir frases celebres de un escritor al cual admiro profundamente llamado Paulo Coelho. Espero que les guste:




Nunca desistas de un sueño. Solo trata de ver las señales que te lleven a el.


Todos los días Dios nos da un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. El instante mágico es el momento en el que un si o un no pueden cambiar toda nuestra existencia.


Cuando quieres realmente una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla.


Solo una cosa vuelve un sueño imposible. El miedo a fracasar.


Esperar duele. Olvidar duele. Pero el peor de los sufrimientos es no saber que decisión tomar.


Las tristezas no se quedan para siempre cuando caminamos en dirección a lo que siempre deseamos.


Todos los días Dios no da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices.


Me sentí herida cuando perdí a todos los hombres de los que me enamore.Hoy estoy convencida de que nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie. Esa es la verdadera experiencia de la libertad, tener lo mas importante del mundo sin poseerlo.


Cuando menos lo esperamos la vida nos coloca delante de un desafió que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio.






Afronta tu camino con coraje, no tengas miedo de las criticas de los demás, y sobre todo no te dejes paralizar por tus propias criticas.


El camino incluye el respeto por todo lo que es pequeño y sutil. Conoce siempre el momento de tomar las actitudes necesarias.


Cada uno tiene una forma diferente de ver la vida, de convivir con las dificultades y con las conquistas. Enseñar es mostrar que es posible. Aprender es volver posible a sí mismo.


Ningún día es igual a otro, cada día tiene su milagro especial, su momento mágico, en el que se destruyen viejos universos y se crean nuevas estrellas.


El fin de una etapa es solo el comienzo de otra, los riesgos sorteados son la preparación para pasar mejor a la próxima etapa.


El amor jamas separa al hombre de su leyenda personal. Siempre existe en el mundo una persona que espera a la otra, ya sea en el medio de un desierto o en el medio de una gran ciudad.


La señal es un alfabeto que desarrollas para hablar con el alma del mundo.


Cuando alguien evoluciona también evoluciona todo a su alrededor. Cuando tratamos de ser mejores de lo que somos, todo a nuestro alrededor se vuelve mejor. 


PAULO COELHO

                                                          

martes, 25 de enero de 2011

Ni Si, ni No, ni Blanco, ni Negro


En muchas ocasiones en nuestra vida debemos decidir entre dos opciones para resolver determinadas situaciones. Esto a menudo termina haciendo que decidamos no lo que creemos correcto sino lo que nos parece menos negativo o doloroso. Y sin pensarlo esto trae como consecuencia que decidamos mal.... Adonde quiero llegar con todo esto es que en la vida no todo es SI o NO o BLANCO o NEGRO...
Somos seres racionales, pensantes dotados de inteligencia para resolver aun los problemas mas complicados que se nos puedan presentar. Algunos buscan el camino mas fácil el del BLANCO o NEGRO.... otros buscan el camino mas correcto y menos doloroso para resolver una situación. Sin llegar a los extremos. Porque bien todos sabemos que los extremos no siempre terminan siendo buenos. 
El tomar medidas extremas por lo general trae consecuencias aveces por demás devastadoras para nosotros mismos como personas. 

Mi experiencia personal dice que no todo es blanco o negro... siempre van a existir mil y un alternativas antes de llegar a los extremos y tengan por seguro que muchas de esas alternativas pueden ser por demás productivas en la búsqueda de soluciones a problemas planteados o situaciones planteadas. Sería bueno que piensen siempre en buscar alternativas intermedias... y como ultimo recurso usas medidas extremas. El blanco o negro podrán ser para muchos soluciones rápidas mas no lo es para mi. 
A problemas puntuales soluciones concretas dijo alguien alguna vez... esa frase me quedo muy grabada y puesta en practica para mi vida. 
Con los años entendí que nada es SI o NO... ni BLANCO ni NEGRO...aprendí que se pueden encontrar soluciones concretas sin llegar a los extremos. 
Bueno Amigos los dejo pensando en todas estas reflexiones y espero que les sirvan para sus vidas. Hasta la próxima! Gracias a todos por seguir siendo parte de mi historia. KASPER

lunes, 24 de enero de 2011

Hermosas canciones de amor


Hola amigos hoy comparto con uds. hermosas canciones de amor... de esas que llegan al corazón. Espero les guste mi selección.

Corta como un cuchillo - ROCKWELL


Please Forgive me - BRYAN ADAMS


You are still the one - SHANIA TWAIN


How am I supposed to live without you - MICHAEL BOLTOM


Hide & Seek - HOWARD JONES


Bueno amigos estos fueron mis 5 temas elegidos para hoy. Un abrazo grande para todos y gracias por seguir siendo parte de esta Mi historia entre tus dedos. KASPER

domingo, 23 de enero de 2011

Cicatrices de Amor



Vivo en un mundo de recuerdos...
Recuerdos que traen hacia mi hermosos
momentos de mi vida que no volverán.
Y entre uno y mil recuerdos estas Tu.
Que compartiste los momentos mas bellos
de mi vida que guardare por siempre en mi corazón.
Dicen que las heridas del amor
cicatrizan con el correr del tiempo.
Lo pude comprobar que así es.
Con el tiempo aprendí que se puede soportar
el dolor por la perdida de un gran amor.
Hoy mi vida es una combinación de recuerdos vividos
y mi presente, que se mezclan conformando mi realidad.
Realidad que muchas veces se encapricha en cerrar
las puertas que pueden conducirme a un nuevo amor.
Amor que tan lejos esta de mi y tanto dolor causo.
Igual no tengo de que arrepentirme,
siempre di y entregue lo mejor de mi a mi pareja.
Es difícil, muy difícil volver a creer en el amor
cuando te engañan, cuando te mienten o traicionan.
Pero no dejo de pensar en lo hermoso y necesario
de compartirlo y disfrutarlo cuando es verdadero
y se siente como Yo lo siento en mi corazón.
Hoy en mi corazón ya no queda mas dolor.
Solo quedan cicatrices.
Cicatrices del amor.

Hola amigos aquí de nuevo con Uds. compartiendo mi última composición titulada Cicatrices del amor. Espero que les haya gustado y los invito a seguirme acompañando como siempre. Gracias a todos. Hasta la próxima! Kasper


Para el final un hermoso tema titulado:
REALITY - RICHARD SANDERSON subtitulado en español




sábado, 22 de enero de 2011

Proverbios





El hombre recurre a la verdad sólo cuando anda corto de mentiras.

Con fuerza de voluntad, incluso un ratón puede comerse un gato.

Amor hecho a la fuerza no vale nada.

Frente al amor y la muerte no sirve de nada ser fuerte.

El amor hace pasar el tiempo y el tiempo hace pasar el amor.

No enciendas un fuego falso frente a un dios verdadero.

Mejor caminar con quien se ama que descansar con quien se odia.

¿Por qué usar veneno si puedes matar con miel?

Quien te acaricia más de lo que suele, o te ha engañado o engañarte quiere.

La crueldad es la fuerza de los cobardes.

Ningún hombre puede ser feliz si no se aprecia a sí mismo.

Incluso el día más largo tiene un final.

La felicidad es una recompensa que llega a quien no la busca.

El hombre más rico es el que sabe qué hacer al día siguiente.

No ver, y creer en lo que no se ve, son elementos esenciales de la fe.

Quien deja de ser amigo no lo había sido nunca.


viernes, 21 de enero de 2011

Es amor




Lo siento en tu mirar
oh! cada ves, que estas cerca de mi
y muy dentro de mi ser
mas de esta ilución,
que hasta el latir del corazón
me dice que es verdad

es amor , amor , amor
es amor
yo se  que te encontre
y estoy seguro que
lo que sentimos es amor

Es mas de lo que yo
oh! imagine , que me hace estremecer
solo al escuchar tu voz es algo que me das
y que nadie mas podra
es todo lo que se

es amor, amor amor
es amor
yo se q te encontre
y estoy seguro que
lo que sentimos es amor

oh! es amor amor amor

es amor y el lo encontro
y lo soño y ya no puedo estar
ni un minuto mas sin tu amor

eh! sin tu amor yo no puedo vivir sinti
tu eres mi amor eres mi final
es mi amor!

ES AMOR - JACI VELAZQUEZ


jueves, 20 de enero de 2011

Homenaje Julia Prilutzky Farny



Reseña biográfica




Nació en Kiev, Ucrania, en 1912 y adoptó la ciudadanía argentina desde temprana edad.
Cursó estudios de derecho en la Universidad de Buenos Aires y música en el Conservatorio Nacional.
Publicó su primer libro de poesía a la edad de dieciocho años y pronto se convirtió en portavoz de la generación poética de los años cuarenta.
Entre sus libros más reconocidos figuran «Antología del amor», «Sonetos» y «Sólo estará la rosa».


JULIA PRILUTZKY FARNY



ANTOLOGIA DEL AMOR



Alguna vez, de pronto, me despierto...
Cómo decir, amor, en qué momento
Cómo decir de pronto...
Dame tu brazo, amor, y caminemos
Dile que no me tema, amor, y dile...
En el agua empozada te apareces
Está bien, seré dulce...
Este amor que se va, que se me pierde
Este miedo de ti, de mí... de todo
Este sabor de lágrimas
Frente al misterio estoy, de nuevo alerta



Lluvia

Ni una palabra quedará, siquiera...
No amarse ahora, pero haber amado
No es el amor, lo sé, pero es de noche
No quiero esto de andar enamorado
No sé si es el amor el que regresa
No sé si espero, amor, ni si te espero
Porque la tarde es gris y todos hablan
Quiero estar en tu sueño...
Quiero hablar de tu amor, porque es el mío...

Quiero llevar tu sello

Quiero un amor de todos los instantes
Tal vez no sepas
Tú duermes, ya lo sé
Un día te querré...
Viaje sin partida
Voy hacia ti como una rosa viva
Yo digo: estoy cansada de la lluvia
Yo le diría, amor, yo le diría
Yo me pregunto así, de qué manera
Yo no sé todavía cómo existe


Alguna vez, de pronto, me despierto...

Alguna vez, de pronto, me despierto:
Un dolor me recorre tenazmente,
un dolor que está siempre, agazapado,
por saltar, desde adentro.
Entonces tengo miedo.
Entonces, me doy cuenta que estoy sola
frente a mí, frente a Dios, frente a un espejo
lleno de mis imágenes,
de rostros polvorientos.
Estoy sola, pero siempre estoy sola:
Es lo único cierto.
El amor era un huésped,
la soledad es siempre el compañero
que permanece al lado, inconmovible.
Lo único seguro, verdadero.
Oigo mi corazón, vieja campana
que dobla y que golpea,
que rebota en las sienes y en la nuca
y en la boca y los dedos.
Es cierto, tengo miedo.
Miedo de no poder gritar, de pronto,
de que ya sea demasiado tarde
para un ruego.
La costumbre ahoga las palabras
y alarga el desencuentro.
Ah, tantas cosas quedarán ocultas,
perdidas, sin recuerdo,
tantas palabras que no fueron dichas,
tantos gestos.
Unos dirán: Yo sé, la he conocido,
fue una ardiente rebelde,
se desolló las manos y la vida
por defender los que creyó más débiles.
Otros dirán: Yo sé, la he conocido,
era dura, malévola,
avara de ternura, con la boca
mostraba su desprecio.
Alguien dirá: Y cómo sonreía...
Qué importa
lo que vendrá después del gran silencio.
Claro que tengo miedo.
Así, en la madrugada
mientras algún dolor -un dolor, siempre-
va hincando sus agujas en mi cuerpo,
abro las manos en la sombra dulce
para atrapar mi soledad, de nuevo,
y me quedo a su lado, sin moverme,
con los ojos abiertos
la vida detenida.
Toda mi sangre es un temor inmenso.


Cómo decir, amor, en qué momento...

Cómo decir, amor, en qué momento
te rompes dulcemente entre las manos,
sin quejas, sin recuerdos, sin arcanos
y tal vez sin temor ni sufrimiento.
Cómo volver a amar, qué sentimiento
de elementos divinos o profanos
puede reverdecer entre desganos,
en la etapa final del desaliento.

Pregunta al corazón por qué no cree,
pregúntale al mirar qué cosas lee,
pregunta al labio cruel por qué no besa,
y te dirán, sin duda, su fatiga
del amor fiel o la pasión mendiga,
su falta de esperanza o de sorpresa.

Cómo decir de pronto...

Cómo decir de pronto:
tómame entre las manos,
No me dejes caer. Te necesito:
acepta este milagro,
tenemos que aprender a no asombrarnos
de habernos encontrado,
de que la vida pueda estar de pronto
en el silencio o la mirada.
Tenemos que aprender a ser felices,
a no extrañarnos
de tener algo nuestro.
Tenemos que aprender a no temernos
y a no asustarnos
y a estar seguros.
y a no causarnos daño.

Dame tu brazo, amor, y caminemos...

Dame tu brazo, amor, y caminemos,
dame tu mano y sírveme de guía.
Ya no quiero saber si es noche o día:
mis ojos están ciegos. Avancemos.
Dame tu estar, amor, en los extremos,
tu presencia y tu infiel sabiduría:
por los caminos de la sangre mía
ya no sé si es que vamos o volvemos.

Y no me digas nada. No es preciso.

Deja que vuelva al pórtico indeciso
desde donde no escucho ni presencio:
Todo fue dicho ya, tan a menudo,
que ahora tengo miedo, amor, y dudo
de aquello que está al borde del silencio.


Dile que no me tema, amor, y dile...

Dile que no me tema, amor, y dile
que estoy a su lado como el aire,
como un cristal de niebla o como el viento
que se aquieta la tarde.
Dile que no me huya, amor, y dile
que no me vuelva a herir, que no me aparte,
que soy el brillo húmedo en sus ojos
y el latido en su sangre.
Dile que no me aleje, amor, y dile
que yo soy el umbral de su morada,
el agua de su sed
y aquel único pan para su hambre,
Dile que no se oculte, amor, y dile
que ya no tengo rostro ni señales
de haber vivido antes de quererme.
De haber vivido, antes.
Dile que no recuerde y dile
que no respire, amor, sin respirarme.

En el agua empozada te apareces...

En el agua empozada te apareces.
Tu imagen se empecina
y el viento la sacude sin borrarla
y el rumor de las hojas
vuelve a clamar tu nombre,
mientras tu rostro surge como máscara
sobre todos los rostros de la tierra
y tu caricia brota en toda mano.
Perfiles desgarrados
en el agua tiritan:
¿cómo llamarte ahora, con qué nombre
-muerto de toda muerte,
sonrisa desterrada,
inviolado temblor que se desliza-,
si ya no queda nada más que arena?
Y nada más que cielo
sobre el dormido estanque
donde voy rastreando
qué queda de tu vida. Y de la mía.
¿Cómo clamar tu réplica perdida,
tu lapidado corazón en llamas,
tu aventada ceniza,
tu amor que no fue entero ni entregado,
la no ardida pasión, no devorada,
la piel que ya no existe,
el detenido impulso de la sangre
y la petrificada melodía
de tu voz sin matices?


Está bien. Seré dulce y obediente...

Está bien. Seré dulce y obediente
o lo pareceré. Te da lo mismo:
Necesita, de pronto, tu egoísmo
que yo me quede así, sumisamente,
Sin sufrir, sin dolor, sin aliciente,
sin pasiones al borde del abismo,
sin mucha fe ni un gran escepticismo,
sin recordar la esclusa ni el torrente.
Necesitas las llamas sin el fuego,
que el fuego del amor no sea un juego
y que esté el rayo aquí, sin la tormenta.
Quieres que espere así, sin esperarte,
que te adore también sin adorarte
y estar clavado en mi, sin que te sienta.

Este amor que se va, que se me pierde...

Este amor que se va, que se me pierde,
esta oscura certeza de vacío:
mi corazón, mi corazón ya es mío
sin nada que le implore ni recuerde.
De pronto, vuelve a ser un fruto verde
sin madurez, ni aroma en el rocío:
ay del que quiere apresurar su estío,
ay de aquél que lo besa o que lo muerde.
Yo sé que algo persiste, todavía.
Pero no existen ya ni la alegría
ni la embriaguez radiante ni la lumbre
ardiendo en la mirada y en los labios.
Ni exaltación ni búsqueda ni agravios:
apenas una cálida costumbre.

Este miedo de ti, de mí... de todo...

Este miedo de ti, de mí... de todo,
miedo de lo sabido y lo entrevisto,
temor a lo esperado y lo imprevisto,
congoja ante la nube y ante el lodo.
Déjame estar. Así. ¿No te incomodo?...
Abajo ya es la noche, y hoy has visto
cómo acerca el temor: aún me resisto
pero me lleva a ti de extraño modo.
Déjate estar. No luches: está escrito.
Desde lejos nos llega, como un grito
o como un lerdo vértigo rugiente.
Me darás lo más dulce y más amargo:
una breve alegría, un llanto largo...
sé que voy al dolor. Inútilmente.


Este sabor de lágrimas

Gris y más gris. No estás, y yo estoy triste
de una tristeza apenas explicable
con palabras, y de una imperturbable
soledad, que por ti nace y existe.
Siempre de gris, mi corazón se viste:
polvo y humo, ceniza abominable,
y la envolvente bruma irrenunciable
que estaba ayer. Y hoy. Y que persiste.
Gris a mí alrededor. Contra mi mano
la nube espesa se va abriendo en vano
porque el fuego que soy, no está encendido
y hay niebla en lo que miro y lo que toco.
Ah, yo no sé... Tal vez te odio un poco
porque está gris, y llueve, y no has venido.

Frente al misterio estoy, de nuevo alerta...

Frente al misterio estoy, de nuevo alerta,
frente al amor quizá, frente al oscuro
despertar sin urgencia y sin apuro.
pero la mano tiembla ante la puerta.
Yo creía estar muerta. Yo estoy muerta:
nada hay en mí tan cierto o tan seguro.
Pero crece mi sombra contra el muro
y la mano se extiende. Y está abierta.
¿Cómo será su amor –amor– conmigo,
cómo ha de ser: espectador, testigo
o superado actor del viejo drama?
¿Cómo será ese afán que me despoja,
su esperanza, su grito, su congoja,
y cómo las cenizas de su llama?

Lluvia

Llueve otra vez. Llueve de nuevo. Llueve:
siempre el amor me llega con la lluvia.
Sobre la calle una llovizna breve
y aquí en mi corazón, cómo diluvia...
Llueve. Y el agua cae sin relieve
sobre las piedras, ávidas de lluvia.
Aquí en mi corazón, cómo remueve;
aquí en mi corazón, cómo diluvia.
Siempre el amor me llega así. Sin ruido,
con silencioso paso estremecido:
niebla menuda que después diluvia.
Siempre el amor me llega así, callado,
con silencioso andar desesperado...
Y no sé dónde estás. Y está la lluvia.

Ni una palabra quedará, siquiera...

Ni una palabra quedará, siquiera,
amor que eras mi amor, que eras mi vida.
Ya no te digo adiós, ni hay despedida
ni volveré a llorar por lo que fuera.
Dónde quedó el terror frente a la espera,
dónde el pretexto fácil de la huida:
estoy de pronto, como adormecida,
brazos ausentes, párpados de cera.
Amor que eras mi amor, estas tan lejos
que tu imagen se vela en los espejos
y está la niebla donde había llamas.
Oigo que rondas pero no te veo,
vuelvo a escuchar tu voz, pero no creo.
Ya no importa si estás ni si me llamas.


No amarse ahora, pero haber amado...

No amarse ahora, pero haber amado.
Y encontrarse otra vez... Recuerdo grave
como el de alguna flor de aroma suave
que se mustia en un libro ya olvidado.
Va surgiendo el recuerdo desvelado:
una palabra, un gesto... Es una clave
que nadie descifró, que nadie sabe;
recinto nuestro, cántico inviolado.
Estamos en silencio, frente a frente.
Y sin verte, yo sé que me has mirado
con no sé qué recuerdo transparente
en los ojos lejanos... No has cambiado.
Y es dulce estarse así, indolentemente,
pero no amarse ya. Haberse amado.

No es el amor, lo sé, pero es de noche...

No es el amor, lo sé, pero es de noche
y yo estoy sola, frente al mar que espera
con las uñas viscosas de sus algas
y el sello de la sal sobre sus piedras:
sin cesar, desde el agua y las espumas
mil ramajes de brazos me recuerdan
que aguardan todavía
tendiéndome su ausencia.
Las mismas olas que devoran barcos,
que van hundiendo mástiles y velas,
tiran siempre de mí
salvajemente
ceñidas, enroscadas, como cuerdas.
No es el amor, lo sé, pero qué importa:
tiene su mismo rostro hecho de niebla
y su temblor febril y su acechanza,
tiene sus manos blandas que se aferran
con dura precisión.
Tiene su misma insólita presencia
con el prestigio de un fulgor pasado
y la futura soledad que empieza.
Tiene sin duda del amor la insidia
y el desgajado abandonar reservas
hasta quedar desnudo
como un árbol reseco.
Tiene el rondar la sangre
como un fantasma hambriento
sobre la inaccesible piel del mundo,
lamiendo inútilmente su corteza,
desesperado, ávido,
con la exacta impaciencia
del querer, del después,
del otoño y la espera.
Y aquel recomenzar desde la bruma
que es su signo quizá.
Y su señal más cierta.

No sé cuándo ha llegado:

es como un viejo amigo que regresa
con el rostro cambiado por los viajes,
las fiebres, el alcohol, las peripecias.
Reconozco sus rasgos,
su voz que ha enronquecido, pero es ésta,
su antigua voz que dice otras palabras
semejantes a aquéllas.
No es el amor, lo sé, y sin embargo
es su paso otra vez, y las caricias
recobran los caminos sin urgencia.
No hay palabras, y puedo estar callada:
todo es tan simple así, tan sin sorpresa
y es tan fácil estar, tan necesario.
No es el amor, tal vez. ¿Y si lo fuera?

No quiero esto de andar enamorado...

No quiero esto de andar enamorado,
estar triste y alegre sin motivo,
saberse generoso y vengativo,
dormirse sin dormir. Y estar cansado.
Y sin embargo, es el acostumbrado
milagro de estar trémulo y altivo,
tanto más libre cuando más cautivo,
tanto más rico cuanto más se ha dado.
Esto de respirar bebiendo el aire,
sentirse rey, temblar frente al desaire,
con el gesto indeciso y la mirada
más cerca o más allá del horizonte,
sufrir el sol, tratar que no tramonte,
mirar sin ver. Y ver, sin mirar nada.


No sé si es el amor el que regresa...

No sé si es el amor el que regresa
brotando entre la sombra temerosa,
si es un viejo cansancio que reposa
o una pasión impune que no cesa.
Mi corazón a solas se confiesa
mientras calla la boca perezosa:
nunca fue su verdad tan nebulosa,
nunca fue la penumbra más aviesa.
Yo sé que no es antorcha ni ceniza,
ni tierra fiel, ni duna movediza
ni el asombro total ni la experiencia.
Pero igual que un torrente trascendido
retomo el cauce del amor perdido:
no perturba el estar sino la ausencia.

No sé si espero, amor, ni si te espero...

No sé si espero, amor, ni si te espero
pero de pronto estás, inesperado,
con tu visaje cruel y desolado
en este abrazo cálido de enero.
Reconozco tus ojos de viajero,
tu inseguro silencio, tu llamado,
tus labios sin mañana y sin pasado:
eres el rostro del dolor primero.
Vuelvo a mirarte aún. Y eres el mismo
milagro de ternura y egoísmo,
triste y feliz, eterno y pasajero,
burlón, desesperado, inquieto, firme.
Cómo quedarme, amor, y cómo irme,
cómo estar sin estar. Ya no te quiero.

Porque la tarde es gris y todos hablan...

Porque la tarde es gris y todos hablan
yo escucho dilatarse un gran silencio.
Las gentes van juntando más palabras:
yo no sé de sus voces ni sus ecos.
Los árboles se alejan lentamente
entre la tibia niebla del paseo
mientras las frases caen como gotas
y apenas van cambiando los acentos.
Porque la tarde se va haciendo noche
los murmullos son más, los ruidos menos
y los pájaros se hunden en la sombra:
aún los oigo cantar; ya no los veo.
Tanto sonido inútil, derramado,
si dos palabras bastan hoy: te quiero.

Quiero estar en tu sueño. Ser tu sueño...

Quiero estar en tu sueño. Ser tu sueño.
Penetrar más allá de lo que advierte
la mirada sutil. Como beleño
recorrer, galopar tu sangre inerte.
Quiero quebrar con definido empeño
toda defensa en ti: muralla, fuerte:
y adentrarme, crisálida de ensueño
más allá de tu vida y de tu muerte.
Más allá de tu piel, y más adentro
de toda sombra, y más allá del centro
desconocido, virgen, tembloroso...
Y estar dentro de ti -seguro puerto-
como un paradojal milagro cierto,
presentido a la vez que pavoroso.

Quiero hablar de tu amor, porque es el mío...

Quiero hablar de tu amor, porque es el mío:
decirme tu impaciencia y tu sorpresa,
tu soledad de mí que en mí no cesa,
tu sed que ignora el borde del hastío.
Quiero decir tu dulce desafío,
tu inseguro temblor y tu certeza,
tu júbilo que es casi una tristeza,
tu miedo indetenible como un río.
Quiero hablar de mi amor, porque es el tuyo:
porque estoy en el grito y el arrullo
-desesperado actor, mudo testigo-
porque soy quien se va pero regresa
para morder tu mano, mientras besa,
porque soy el que otorga. Y el mendigo.


Quiero llevar tu sello...

Quiero llevar tu sello,
estar marcada
como una cosa más entre tus cosas.
Que las gentes murmuren: allá pasa,
allá va feliz, la señalada,
la que lleva en el rostro
esa antigua señal de risa y lágrima,
la cabellera derramada y viva,
toda ella una antorcha y toda llama,
musgo de eternidad sobre sus hombros
resplandeciendo así, como una lámpara.
A mis pies, un rumor de muchedumbre
se irá abriendo en canal, como una calle.
No me importa que digan:
esa mujer que escapa como ráfaga,
que no ve fuera de su sangre, nada,
que ya no escucha fuera de sus voces,
que no despierta sino entre sus brazos,
que camina sonriendo;
esa mujer que va segando el aire,
la boca contra el viento,
le pertenece toda como un libro,
como el reloj, la pipa o el llavero.
Como cualquier objeto imprescindible
que es uno mismo a fuerza de ser nuestro.
Quiero que todos sepan que te quiero:
deja tu mano, amor, sobre mi mano.
Sobre mi corazón, deja tu sello.

Quiero un amor de todos los instantes...

Quiero un amor de todos los instantes,
aunque no sea un amor para la vida;
quiero un amor con la ansiedad del antes
para después del ansia desmedida.
Quiero la fe de todos los amantes
en este solo amor, ver contenida:
tumulto de horizontes trashumantes
y luego, claridad de agua dormida.
Quiero un amor transfigurado en fuente
de todo florecer: fruto y simiente;
a tal único amor, mi amor sentencio:
aquél de la impaciencia y el latido
y la fiebre y el grito y el gemido
y el difícil momento del silencio.

Tal vez no sepas nunca cuándo y cómo...

Tal vez no sepas nunca cuándo y cómo
quise salvar mi amor, tu amor. El nuestro.
Una vez será tarde.
Yo presiento
esa herida que avanza,
ese cierto dolor de no querernos.
Cómo decirte ahora:
mírame aún, así, trata de verme
como soy, duramente.
Con mi ternura. Claro, y mis tormentas.
Cómo decirte: sálvalo, si quieres
y cuídalo. Se te ha ido de las manos,
se me va de la sangre y no regresa.
Cómo decirte que te quiero menos
y que quiero quererte como entonces.
Y que entiendas
y no te encierres más.
Y me dejes creer en ti, de nuevo.
Cómo decirte nada.
Un día será tarde. Tarde y lejos.

Tú duermes, ya lo sé...

Tú duermes, ya lo sé.
Te estoy velando.
No importa que estés lejos,
que no escuche
tu cadencia en la sombra;
no importa que no pueda
pasar mi mano sobre tu cabeza,
tus sienes y tus hombros.
Yo estoy velando, siempre.
No importa que no pueda acurrucarme
para que tú me envuelvas sin saberlo,
para que tú me abraces sin sentirlo,
para que me retengas
mientras yo tiemblo y digo simplemente
palabras que no escuchas.
Yo puedo estar tan lejos
pero sigo velando cuando duermes.

Un día te querré... Un día: ¿cuándo?...

Un día te querré... Un día: ¿cuándo?
No lo sé, ni me importa, todavía.
Tan segura de amarte estoy, un día,
que ni anhelo ni busco, voy andando.
Mi mano que la espera va ahuecando
hoy reposa indolente, blanda y fría.
Un día te querrá... Hoy sólo ansía
encerrarse en la tuya, descansando.
Mi amor sabe aguardar. No es impaciente:
su deseo es arroyo, y no torrente
que hacia ti, con certeza, sigue andando.
Y una tarde cualquiera y diferente
me ha de dar a tu amor, serenamente.
Un día te amaré: ¿qué importa cuándo?

Viaje sin partida

No amarse ahora, pero haber amado.
Y encontrarse otra vez, recuerdo grave
como el de alguna flor de aroma suave
que se mustia en un libro ya olvidado,
Va surgiendo el recuerdo desvelado:
una palabra, un gesto... Es una clave
que nadie descifró, que nadie sabe;
recinto nuestro, cántico inviolado.
Estamos en silencio, frente a frente.
Y sin verte, yo sé que me has mirado
con no sé qué recuerdo transparente
en los ojos lejanos... No has cambiado.
Y es dulce estarse así, indolentemente,
pero no amarse ya. Haberse amado.

Voy hacia ti como una rosa viva...

Voy hacia ti como una rosa viva
deshojada en distancias y en esperas...
No lo sabes aún. Y no aceleras
el encuentro en la hora decisiva.
Voy hacia ti con precisión altiva
y antes que yo -oscuras mensajeras
del porvenir- las grises hilanderas
van tejiendo la trama fugitiva.
Estás en mí. Y no eres el culpable:
algo de tu presencia indescifrable
me dilata en las venas el latido
y se estira en mi piel con grave alarde.
Mis pájaros se alargan en la tarde
y todo es tan perfecto, que ya ha sido.

Yo digo: estoy cansada de la lluvia...

Yo digo: estoy cansada de la lluvia,
de la neblina, de la bruma incierta.
Quiero volver al sol y estar contigo
simplemente, en la arena.
Comienzo a odiar el gris, me estorba el humo
y sé que la ceniza es harapienta.
Quiero mares de añil, y no estos ríos
hechos como de lodo y de miseria.
cansada de llevar el duelo
de todas las penumbras, y las nieblas;
quiero un cielo con nubes en retazos
y una noche de estrellas.
Ah, no sentir temor de ser la llama:
no, ni de arder, ni de quemarse en ella.
Toda la vida fue un interrogante
sin eco ni respuesta,
todas las horas fueron lejanías:
hoy quiero ser por fin, una presencia.

Yo le diría, amor, yo le diría...

Yo le diría, amor, yo le diría
que no esté tan seguro de su abrazo,
tan fuerte de mi pena,
tan firme de mi lágrima.
Yo le diría, amor, que no me duela
con la certeza de tenerme tanto
porque yo sé también cómo te pierdes
sin un reproche, sin una palabra,
a veces, casi, casi con dulzura
y de pronto, no estás. y no está nada.
Yo le diría, amor, yo le diría
que no se sienta fuerte de mi llanto,
que la pasión se hunde
como arena en el agua;
que tenga miedo, amor, como yo tengo
de la noche sin alba,
de las hojas que aún parecen vivas
y ya no tienen savia,
de ese momento cuando se atraviesa
el borde del espanto,
del despertar sin recordar siquiera,
del límite entre el muro y la esperanza.
Yo le diría
que llegará una tarde sin mañana,
la tarde en que la lluvia sólo es
agua:
apenas una cosa entre las cosas.
Y tengo miedo, amor. Y estoy callada.


Yo me pregunto así, de qué manera...

Yo me pregunto así, de qué manera
recomienza aquel cántico olvidado,
surge aquel horizonte
de una distante playa sin reparo.
De qué extraña manera
los labios se entreabren o se pliegan
y las manos adquieren un tremendo
rebrotar de caricias.
Por qué, en alguna hora,
nada es más importante que pensarlo,
como un arroyo terco
sobre la tierra.
No sé de qué manera ha sucedido
pero aquí está otra vez, huésped callado,
nocturno pasajero,
fracturador de vidrios,
escalador de muros,
humilde visitante, sigiloso fantasma,
bandolero magnífico y perverso.
Yo me pregunto entonces, en qué forma
crece otra vez la insólita marea
que embiste contra el pecho
desde adentro,
de qué modo barbota aún la sangre
eterna solfatara
mientras un lento río de tambores
golpea incoercible en las arterias.
Y sin embargo, ahora, todavía,
no ha hecho todo el daño:
su presencia es apenas una máscara.
Pero qué dura imagen es su ausencia.

Yo no sé todavía cómo existe...

Yo no sé todavía cómo existe,
cómo ha venido a mí y está creciendo
la indócil llamarada que no enciendo
y esta emoción que tiembla y que persiste.
No sé si estar alegre o estar triste,
ya no entiendo la voz sino el acento,
ya no busco ni espero ni presiento:
apenas sé que estoy. Que está. Qué existe.
Pero cómo saber si es sólo un juego:
neblina, soledad, engaño, fuego.
¿Es un juego? Pues bien, hay que jugarlo
con una dulce complacencia esquiva
o una total entrega fugitiva.
¿Y si fuera el amor? Hay que aceptarlo.


Este fue mi humilde homenaje a quien admiro desde que leí su libro Antología del amor, alguien que supo transmitir con sus palabras las mas bellas sensaciones que el amor provoca en nuestros corazones. Hasta la próxima! Gracias por seguir acompañándome! KASPER