domingo, 28 de noviembre de 2010

El respeto



Hola amigos hoy comienzo con la primer entrega en la que les voy hablar de aquellos valores morales y éticos que con el correr del tiempo se fueron perdiendo. Creo que muchos de nosotros en parte somos culpables de todo esto y en esto me incluyo. Por eso es tiempo de volver a nuestras raíces a esos valores que tanto bien hacen al ser humano y nos ayuda a encontrar el camino de la felicidad, ese que alguna vez les hable en otra parte de mi blog.
El primer valor del cual les voy hablar hoy es:

EL RESPETO

Hablar de respeto es hablar de los demás. Es establecer hasta donde llegan mis posibilidades de hacer o no hacer, y dónde comienzan las posibilidades de los demás. El respeto es la base de toda convivencia en sociedad. Las leyes y reglamentos establecen las reglas básicas de lo que debemos respetar.
Sin embargo, el respeto no es solo hacia las leyes o la actuación de las personas. También tiene que ver con la autoridad como sucede con los hijos y sus padres o los alumnos con sus maestros. El respeto también es una forma de reconocimiento, de aprecio y de valoración de las cualidades de los demás, ya sea por su conocimiento, experiencia o valor como personas.




El respeto también tiene que ver con las creencias religiosas. Ya sea porque en nuestro hogar tuvimos una determinada formación, o porque a lo largo de la vida nos hemos ido formando una convicción, todos tenemos una posición respecto de la religión y de la espiritualidad. Es tan íntima la convicción religiosa, que es una de las fuentes de problemas más comunes en la historia de la humanidad.
Aquí viene, entonces, también el concepto de Pluralidad, es decir, de las diferencias de ideas y posturas respecto de algún tema, o de la vida misma. La pluralidad enriquece en la medida en la que hay más elementos para formar una cultura. La pluralidad cultural nos permite adoptar costumbres y tradiciones de otros pueblos, y hacerlos nuestros. Sin embargo cuando la pluralidad entra en el terreno de las convicciones políticas, sociales y religiosas las cosas se ponen difíciles.
Así es como llegamos al concepto de intolerancia, es decir el no tolerar. Fácilmente, ante alguien que no piensa, no actúa, no vive o no cree como nosotros podemos adoptar una actitud agresiva. Esta actitud, cuando es tomada en contra de nuestras ideas se percibe como un atropello a uno de nuestros valores fundamentales: la libertad. La intolerancia puede ser tan opresiva, que haga prácticamente imposible la convivencia humana. ¿Y nuestra propia tolerancia? ¿Debemos convencer a alguien que no es católico de que no está en la verdad? ¿No es acaso eso ser "intolerante"? 
Para dar respuesta a estas interrogantes, y tocar el tema del respeto, la pluralidad y la tolerancia con más profunidad, hemos hecho una selección del mejor material sobre el tema desde los puntos de vista pedagógicos, éticos y religiosos. Los artículos que presentamos en este segmento de valores nos hace reflexionar en qué es el respeto, cómo se enseña y por qué es importante enseñarlo a los hijos, el por qué de la intolerancia y de particular interés es la sección "Iglesia y Valores", que nos habla de nuestra propia tolerancia respecto de otras religiones y creencias y de la importancia de la pluralidad y el respeto.






Todos los seres vivientes merecen respeto. Aprendamos a respetar si queremos que nos respeten. 
Bueno amigos me despido hasta la próxima entrega en la que seguiremos tratando de rescatar esos valores que hoy parecen olvidados... pero están y deben seguir estando si deseamos compartir correctamente nuestras vidas. Hasta la próxima! KASPER


Para el final como siempre un hermoso clip de los 80´titulado: 
UN POCO DE RESPETO - ERASURE

2 comentarios:

  1. Hola, leí tu texto. Así es, me gusta leer éste blogg, porque se escriben valores.
    En cuanto a lo religioso, hay que respetar la creencia o incredulidad del otro. En el evangelio de Jesús, Dios le propone al hombre, lo invita a creer. No le impone. Sin embargo, damos malos ejemplos imponiendo...o sea poniendo dentro de la mente de otros, la creencia....y Dios tiene otra pedagogía, la única, la más vieja de la humanidad....EL AMOR.
    A Dios no le interesa que rezemos 10 padrenuestros, o 30 ave maría. La Oración es el camino para llegar a Dios, para cualquier creyente, y para el ateo el camino sería el bien moral.

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo, coincido contigo en el respeto por las creencias religiosas. Este blog no es un blog donde se juzgue las religiones. Si trato de ofrecer a todos quienes gusten y sepan rescatar esos valores perdidos aprovechen mis palabras y así poder tener una vida mejor junto a sus seres queridos. Gracias por tus comentarios y te espero como seguidor en mi blog. Un abrazo grande!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario. Muchas suerte! Buena vida...!

DESPEDIDAS MUTUAS Y REENCUENTROS

De todos los seres que pueblan este mundo... las mascotas son el mejor ejemplo de fidelidad y amor hacia sus amos. Ellos son c...