jueves, 2 de diciembre de 2010

La Decencia





Hola amigos/as siguiendo con esto que di en llamar recuperar los valores morales y éticos que nuestra sociedad actual un poco los ha dejado de lado. Hoy les voy hablar de otros de los valores por demás importante a saber:


LA DECENCIA

Posiblemente uno de los valores que habla más de una persona es la decencia, para vivirla se necesita educación, compostura, buena presencia, respeto por si mismo y por los demás, pero es muy notable la delicadeza que guarda respecto a la sexualidad humana y todo lo que de ella se deriva.

La decencia es el valor que nos hace conscientes de la propia dignidad humana, por él se guardan los sentidos, la imaginación y el propio cuerpo, de exponerlos a la morbosidad y al uso promiscuo e indebido de la sexualidad.

Cuando una persona deja de vivir este valor, su personalidad sufre una transformación poco agradable: muchas de sus conversaciones hacen referencia al tema sexual; continuamente busca algo que estimule su imaginación y sentidos (revistas, películas, internet, etc.); la mirada se vuelve inquieta, buscando enfocarse en personas físicamente atractivas; asiste a espectaculos y lugares donde la sexualidad humana es sólo una forma de tener placer...

Una vez que se entra en este sucio círculo todo cambia de dimensión, en vez de considerar como importantes los aspectos más humanos de las persona (inteligencia, cualidades, sentimientos), ahora es la presencia y atracción física lo que cuenta por el placer que pueda obtenerse, debido a que los afectos ya no importan.

Faltar a la decencia hace que las relaciones con personas del sexo opuesto sean inestables y poco duraderas, fundamentadas en la búsqueda de placer, con una evidente falta de compromiso y obligaciones. Por eso no debe sorprendernos el aumento de infidelidades y divorcios; jóvenes que cambian de pareja con mucha facilidad, madres solteras, orfandad, abortos...



Al vivir este valor se garantiza la unión y estabilidad familiar, los hijos pueden contar con la presencia y ayuda de ambos padres; los jóvenes descubren que la verdadera realización personal no se alcanza con la satisfacción de los placeres, sino a través de el desarrollo profesional, el trabajo y la formación intelectual; y socialmente las personas no tendrían que preocuparse de la calidad moral de los ambientes que le rodean.

Bueno amigos espero que les hayan gustado estas reflexiones y los invito a que sigan acompañándome como hasta ahora en esta que di en llamar: mi historia entre tus dedos. HASTA LA PRÓXIMA! KASPER

Para el final les dejo el videoclip titulado: 
LO QUE SOY - DEMI LOVATO

2 comentarios:

  1. Es muy cierto lo que dice tu entrada. Hay que ver lo que sucede cuando hay tanta gente indecente y con poco respeto, perjudican a los que si lo tienen. Y en fin, que es el respeto a uno mismo de verdad? ¿Hacer lo que realmente queremos o cuidarse de no hacer ciertas cosas para "no quedar mal" ?
    Muy bueno tu blog!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Isabella, es así la decencia es un valor que todos debemos hacer que floresca en nuestras vidas y el respeto tal como tu lo dices tiene mucho que ver con esto. Saber hacer ciertas cosas sin perjudicar a nadie forma parte tambien de la decencia. Gracias por tus comentarios. Espero te hagas seguidora de mi blog así te enteras de todo lo nuevo que voy escribiendo. Un beso amiga..!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario. Muchas suerte! Buena vida...!